Aprende a controlar el pánico de no poder respirar con EPOC


Cuando se padece de una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica EPOC, es muy importante aprender a controlar la respiración. Porque padecer EPOC hace difícil el respirar y a diferencia de cuando una persona sana se queda sin aire, para nosotros ocurre de pronto y no nos vamos quedando sin aire de manera progresiva como alguien sano. Lo que pasa es  que después de hacer un esfuerzo como es subir escaleras comenzamos a querer inhalar muy profundo solo para sentir que los pulmones se inflan hasta cierto punto pero no hasta donde sabemos que deberían de inflarse. Es similar a inflar un globo dentro de un vaso, llega al punto en el que no acepta más aire, sientes que debería pero el vaso no lo deja.

Si esto fuera todo el problema no sería tan grave. Lo que nos asusta y para la mayoría de pacientes es la razón por la que deciden limitar su actividad física, son los ataques de pánico que se experimentan al quedarse sin aire. Por alguna razón al quedarnos sin aire, el mecanismo de correr o pelear se dispara y lo que sucede es que inhalas lo más profundo que puedes, lo más rápido que puedes y el cerebro como no detecta más oxigeno enciende las alarmas, al querer respirar muy hondo y muy rápido no exhalamos todo el aire que queda en los pulmones y este aire queda atrapado en la parte baja de los pulmones impidiendo que entre más aire oxigenado.

La solución es tomarlo con calma en mi caso detengo toda actividad, si puedo me inclino hacia adelante y me apoyo en una silla, mesa o en mis muslos. Me aseguro de comenzar a respirar de manera calmada sin tratar de llenar lo pulmones al máximo, procurando que mi exhalación dure el doble de tiempo que la inhalación y de que cada inhalación se haga por la nariz.

Para controlar la respiración es muy importante no respirar por la boca y asegurarse de exhalar todo el aire y no respirar demasiado profundo. Al exhalar lo hago por la boca con los labios fruncidos como si fuera silbar y esto de algún modo me produce alivio. Es difícil porque todo tu cuerpo te esta pidiendo que respires rápido y muy profundo. Por eso lo primero es mantenerse calmado, cerrar la boca y respirar tranquilamente.

Padezco esta enfermedad desde el 2011 como consecuencia de una tuberculosis. Pero tal vez ya padecía EPOC desde antes, porque dejé de fumar en el 2008.

Hago ejercicio casi todos los días. Yoga, ejercicios de respiración y camino unos 45 minutos todos los días. Actualmente si emprendo un carrera de 30 a 40 metros me tardo varios minutos en recuperar el aire. Pero el lado positivo es que hasta ahora nunca he usado bronco-dilatadores al principio me los recetaron pero provocaron reacciones indeseadas y los suspendí. Así que cuando me falta el aire lo controlo de la forma que te platico tal vez al principio te cueste algo de trabajo, pero a pesar del daño que puedas tener, tu cuerpo es una máquina maravillosa y si le pides un poquito más, seguro te lo va a dar y hasta se puede acostumbrar y así deja de ser un esfuerzo.

En mi próximo post te voy a explicar porque es de suma importancia para un paciente con EPOC que practique ejercicio, además te voy a enseñar unos ejercicios muy sencillos y de muy poco esfuerzo.

Comparte
Share

Leave a Reply